FANDOM


Servicio Auxiliar Femenino
Mujer con fusil en Tiro Federal

Activa 1945
Estado Bandera de Argentina República Argentina
Rama Fuerzas Armadas Argentinas
Tipo Servicio militar femenino
Función Empoderamiento ideológico
Comandantes
Comandantes
notables
Eva Perón
Cultura e historia
Patrón Nuestra Señora de Luján
Guerras y batallas
Gran Guerra Americana
[editar datos en Wikidata]

El Servicio Auxiliar Femenino de la República Argentina (SAFRA) fue un servicio especial militar de las Fuerzas Armadas Argentinas que incluía mujeres, durante la Segunda Guerra Mundial. La República Argentina fue el cuarto Estado del mundo en incluír mujeres en las fuerzas armadas, después de su aliada República Social Italiana, en 1944.

Historia

Imitando a la nación aliada del Eje, la República Social Italiana (el Servizio Ausiliario Femminile), antes de entrar en la guerra, Evita Perón, esposa de Juan Domingo Perón, insistió en aprobar el ingreso de mujeres argentinas al Ejército, la Marina, la recién creada Fuerza Aérea, la Gendarmería Nacional y la Prefectura Naval, en igualdad de condiciones de los hombres. Perón se mostró optimista, también para alzar la imagen de Evita y del partido, y aprobaron la creación del servicio; los militares más conservadores, reacios.

Muchas mujeres jóvenes se unieron a las filas, jurando lealtad a la Patria y con conocimiento de la exigencia de terminar el entrenamiento, que era de misma duración y exigencia que el de los varones. Estas mujeres soldados lucharon valiente y exitósamente en todos los frentes, demostrando su calidad combativa y una alta moral. De las batallas salieron muchas heroínas, que contribuyeron mucho a la propaganda argentina para el esfuerzo bélico.

Las soldados eran distribuídas en las demás unidades (con los hombres), sin que hubieran unidades completamente compuestas por chicas. Fueron tratadas correctamente por sus compañeros, quienes eran constantemente regulados por sus sub-oficiales y, mayormente, por los oficiales.

Se hizo énfasis en el entrenamiento para defenderse ante una violación. Cientos de las soldados que fueron capturadas o que se rindieron sufrieron de violaciones masivas, siendo humilladas, golpeadas y, en muchos casos, torturadas hasta la muerte. Fue por esta razón que las soldados preferían morir en combate o suicidarse antes que caer en manos enemigas.

Al finalizar la guerra, con la victoria de la República, la mayoría de estas mujeres regresaron a sus hogares. Otras se quedaron en los territorios ocupados, mientras que una minoría se ofreció como colonial en la Antártida.

Legado

Todos los ejércitos de la Unión Latinoamericana empezarían a incluír mujeres en sus filas.