FANDOM


Comillas de Cita inicio Pakistán nunca será Pakistán sin Cachemira. Comillas de Cita final

—Propaganda nacionalista pakistaní


Primera guerra indo-pakistaní
Guerra Fría
Soldados del imperio británico
El regreso de los gases tóxicos y el uso de armas biológicas hizo obligatorio la puesta de máscaras y trajes NBQ
Fecha Años '60
Lugar Indostán
Causas
  • Conflictos territoriales, religiosos y étnicos
  • Fin de la Pax Germanica
Conflicto Conflicto indo-pakistaní
Resultado Alto el fuego
Consecuencias Independencia de Bangladés
Cambios territoriales División de Cachemira
Beligerantes

Bandera de Pakistán

República de Pakistán

Bandera de Bangladés Bangladesís

Apoyo militar:

Bandera de Alemania Reich Germánico

Bandera de guerra de la RSI Imperio de Italia

Bandera de Turquía República de Turquía

Bandera de España Estado Español

Bandera de India

India Libre

Esvástica nazi Nazis renegados

Apoyo militar:

Bandera de Japón Imperio del Japón

Bandera de Tailandia Reino de Tailandia

Bandera de Birmania Estado de Birmania

Bandera de Nepal Reino de Nepal
Figuras políticas
Bandera de Pakistán
Bandera de Alemania Joseph Goebbels
Bandera de India Subhas Chandra Bose
Bajas
Entre 1 y 2 millones de muertos, heridos y desaparecidos 2 millones de muertos, heridos y desaparecidos
Cronología
Guerra Soviética Primera guerra indo-pakistaní Primavera hui
[editar datos en Wikidata]

La Primera guerra indo-pakistaní fue un sangriento enfrentamiento entre los jóvenes Estados de India Libre y la República de Pakistán, a finales de la década de 1960, por el control de la región de Cachemira, por lo que también se la llama Guerra de Cachemira, mientras que Bengala Oriental simultáneamente inició su guerra de independencia (Guerra de Bangladés).

Este es el primer conflicto considerado como una guerra proxy, pionero de la Guerra Fría, el primer choque entre Oriente y Occidente, puesto que alemanes y japoneses pudieron luchar, indiréctamente, unos contra otros, a través de pakistaníes e indios, respectívamente.

Antecedentes

En 1947, durante las etapas finales de la Segunda Guerra Mundial, las fuerzas combinadas del Eje triunfaban en la Batalla de la India, y provocaban la caída final del Raj británico, la joya de la Corona Británica. De acuerdo a los tratados de 1942 entre Alemania, Italia y Japón, el oeste de la India, región con población mayormente musulmana, se convertía en Pakistán, que quedaba bajo tutela del gobierno alemán, mientras que el resto de la India (como país y región histórica) quedaba bajo control de India Libre, Estado creado por las fuerzas japonesas del Imperio del Japón con apoyo del Ejército Nacional Indio. Bengala Oriental, una región de mayoría musulmana, quedó dentro del nuevo Estado indio, de mayoría hindú.

Sin embargo, tras esta colosal victoria, las fuerzas del Eje aún tenían que combatir a los Aliados en América y derrotar a los Estados Unidos de América, con lo que conseguirían la victoria total en la Segunda Guerra Mundial. Indostán, ahora la joya exclusivamente del Eje, quedaba bajo el control de fuerzas de ocupación, que recibían un enorme apoyo de la población local, pakistaní e india. Sin embargo, extremistas hinduístas y musulmanes no estarían muy contentos con esta partición y ese descontento aumentaría década tras década.

Causas

Las causas de la guerra fueron definidas principálmente como religiosas: los extremistas hinduístas y musulmanes que habían quedado en las zonas contrarias (Pakistán e India, respectívamente). Pero esto no era más que el glaseado de la torta, una tapadera para el imperialismo racista alemán.

Desarrollo

Gandhi y la oposición pacífica

Consecuencias

Las consecuencias de la Guerra entre India y Pakistán darían comienzo a los momentos más calientes y tensos de la Guerra Fría. El mundo musulmán ahora festejaba su victoria sobre el expansionismo "infiel" japonés.

Cambios territoriales

Impacto en el resto del mundo

España franquista

Imperio Argentino

Juan Domingo Perón no tomó partida por ningún bando. Sabía que el fin de la Pax Germanica y el ascenso de Goebbels no mantendría la tan característica amistad entre el Oeste y el Sur de las décadas anteriores. El Emperador de América temía a la arrolladora e imparable fuerza alemana, más racista que nunca, y por la Patria Grande que tanto había costado levantar.

Aunque el Sur se sentía más identificado racialmente con los alemanes, los altos mandos argentinos deseaban que los indios aguantaran, ya que eso demostraría que la balanza de poder estaba más o menos equilibrada.