FANDOM


Comillas de Cita inicio La joya más preciada de nuestro Imperio. Comillas de Cita final


Bandera de México
México adquirió un rol protagonista al final de la Segunda Guerra Mundial, siendo el conflicto local la Gran Guerra Americana, la guerra entre las naciones americanas divididas en dos bandos.

Primero y estando ya en guerra con el Eje, como los Estados Unidos Mexicanos, liderados por el presidente Manuel Ávila Camacho, respondió a la llamada de auxilio de los Aliados sudamericanos y envió tropas a los tres frentes que se desarrollaban con Argentina; como la República de México después, combatió a su opresivo vecino del norte apoyada por los argentinos.

Tras la total victoria argentino-mexicana en el sur de los Estados Unidos de América, se instaló un Nuevo Orden en Norteamérica. La nueva república mexicana se situó como el último bastión de lo que empezó a llamarse Imperio Argentino.

La venganza de Moctezuma

La República de México fue constituída tras la liberación del país de los estadounidenses por el Ejército Argentino, en reemplazo de los Estados Unidos Mexicanos. Al finalizar la Segunda Guerra Mundial, México vio un lento pero firme progreso con las políticas del peronismo.

¿Vencedor o vencido? La salvación mexicana

Inicialmente, existía cierta postura nacionalista de que México no fue ni vencedor ni vencido de la guerra, puesto que mantuvo casi intactas sus fronteras nacionales y la mayor parte de su hegemonía. Las tropas mexicanas habían participado junto a las argentinas en el frente sur de los Estados Unidos, con la esperanza de recuperar parte de sus antiguos territorios.

En la Conferencia de la Casa Blanca, Japón se opuso a entregar un solo metro de California, como Alemania con Texas, ambos estados antes territorios mexicanos. El caso fue que una porción sureña del territorio de la futura RCN (República Central Norteamericana) sería devuelta a México: La Mesilla. Esta adquisición serviría para suavizar una pérdida mayor.

El régimen argentino estaba delicadamente preocupado por México, un país históricamente abusado por potencias extranjeras. Mayores pérdidas territoriales podrían enfurecer al pueblo mexicano, que lo había todo de sí para expulsar a los americanos, y el control sobre tan importantísima nación se esfumaría. Además, los mayas también habían contribuído a la victoria en lo que luego sería el Mayab y estos exigían un Estado maya, lo que implicaba la separación del área maya mexicana. Juan Domingo Perón despertó un gran nerviosismo al tener en sus manos un enorme imperio, el cual podría ser arrebatado de sus manos fácilmente ya que Argentina seguía estando en clara inferioridad militar frente a Japón y Alemania.

Es llamada "La victoria mutilada mexicana".

Sin embargo, la postura de la "victoria mutilada" es derribada por la alegación de que México fue salvada por Juan Domingo Perón de caer bajo el racista dominio nazi o el opresivo japonés. El peronismo fue aplicado en el nuevo Estado mexicano y este empezó a prosperar, sin potencia extranjera alguna (como lo hubiera sido Estados Unidos) que lo entorpeciera.

Hijos de los antiguos nahuas

Militar

Las Fuerzas Armadas de México están entrenadas y equipadas por las Fuerzas Armadas Argentinas.

México es el país más militarizado y fortificado de todo el Imperio Argentino, en razón de encontrarse limitando con el foco de la acción de la postguerra (Pacífica, Rocallosas y América). Esto llevó a que tempranamente se llevara a cabo el proyecto de construír una de las más grandes líneas defensivas del mundo, que va de océano a océano.

Territorio

Subdivisión territorial de México
México es el último país (el más al norte) de la Unión Latinoamericana. Luego de él, se llega a la región que se conoce como los Tres Mundos, puesto que convergen los imperios del Este, del Sur y del Oeste.

Es el único Estado bi-oceánico de Norteamérica, luego de que los América y Canadá perdieran sus territorios en el Pacífico.

Anexión de La Mesilla

La Mesilla fue el único territorio que México anexó a su territorio como país ganador. Su anexión reflejaba claramente una geopolítica totalmente distinta, propia del Nuevo Orden.