FANDOM


Comillas de Cita inicio En Unión y Libertad. Comillas de Cita final


República Argentina
Miembro de la Unión Latinoamericana
Bandera de Argentina
Escudo de armas de Argentina
</br></td></br>

Gran Argentina

Idioma oficial Español
Forma de gobierno República federal con democracia limitada
Moneda Peso Moneda Nacional
Miembro de: Imperio Argentino, Unión de las Naciones Americanas
[editar datos en Wikidata]

Argentina es la mayor potencia de América y de todo el Hemisferio Sur.

Durante la Segunda Guerra Mundial, formó parte de las Potencias del Eje. Su entrada, en 1944, totalmente inesperada, abrió el teatro de guerra sudamericano, y cambió la historia del continente para siempre. Gracias a su participación, la República se posicionó como la tercera potencia mundial.

Nombre

Si bien Provincias Unidas del Río de la Plata y Confederación Argentina son, también, nombres oficiales del Estado argentino (según la Constitución Nacional), estos hacen referencia a los dos primeros Estados-nación argentinos del país y, por lo tanto, no son correctos.

Internacionalmente también se le llama la República, por ser la única potencia mundial que lleva ese sistema de gobierno.

Debido a su enorme territorio, se le llama Gran Argentina; y a su poder militar, político y económico en toda Latinoamérica, Imperio Argentino (los alemanes lo llaman Argentinisches Reich).

Historia

Militar

Fuerzas Armadas

Guardia Nacional

La Guardia Nacional Argentina es la fuerza de milicias locales provinciales y especiales de las tres ramas militares, y cada provincia tiene una. La GN imita a la Guardia Nacional de la antigua Confederación y su objetivo es defender el territorio de la República Argentina de cualquier agresión, tanto interna como externa.

Fuerzas de Seguridad

Gran Argentina

Gran Argentina (portugués: Grande Argentina; inglés: Greater Argentina) es la idea de un Estado-nación argentino territoriálmente enorme, basado en el ultranacionalismo argentino, de carácter treméndamente agresivo y militarista, surgido durante y tras la participación de la República Argentina en la Segunda Guerra Mundial. Implicaba la agresividad y conquista militares para lograrla, además de un fuerte orgullo por parte del pueblo, más específicamente de las clases obreras que apoyaban a la figura de Juan Domingo Perón. Esta idea se pudo concretar durante y después del conflicto, puesto que la Argentina se posicionaba como la tercera potencia mundial (detrás del Imperio del Japón y del Reich Germánico; delante del Imperio de Italia y de la República de Turquía) y como la más fuerte del hemisferio sur. Así comenzaba la era de la hegemonía argentina que reemplazó a los Estados Unidos de América como la potencia americana dominante.

También se le ha llamado Imperio Argentino, sobre todo durante la Guerra de la Independencia Antártica. Aunque el término también aplica a la perfección, y aunque las personas usaban ambos términos intercambiáblemente, "Imperio Argentino" es también otro concepto, uno más amplio y que se refiere a la idea de una Latinoamérica trabajando para la República Argentina, un supuesto imperio que no se basa en límites virtuales sino en la hegemonía de los argentinos sobre sus pueblos americanos hermanos.

A recuperar

Antártica (proyección orográfica)

Antártica, el sur del Imperio.

Este gran Estado argentino debería abarcar los llamados "territorios perdidos", los cuales fueron entregados por arbitrajes diplomáticos o perdidos por medios militares: 

A conquistar

También consistía en arrebatarle territorios a sus vecinos:

A los chilenos:

  • el sur de su Patagonia: más específicamente la Región de Magallanes, que sería la Provincia de Magallanes.
  • el norte: para tener un acceso más directo hacia el océano Pacífico, anexar la Región de Antofagasta y convertirla en la Provincia de Antofagasta.

A los brasileños, sus estados sureños:

A los británicos, las islas Georgias del Sur.

A poblar

Los territorios por poblar son aquellos que nunca han estado ocupados por otro estado.

El próximo paso de la Gran Argentina era convertirse en un país bi-continental: conseguir un enorme territorio en la Antártida, el continente helado, el cual debía ser poblado y colonizado.